domingo, 7 de noviembre de 2010

El alumno en el centro

Hace varios años que venimos repitiendo (casi como loros) que la educación 2.0* se centra en el alumno. Antes el centro era el docente, se dice.

Suele tomarse esto como una consecuencia inevitable de la virtualidad. No lo es. Es más, aún en el caso de que nuestras vidas continuaran siendo sólo analógicas, la educación también podría estar centrada en el alumno.

Pero no hay vuelta atrás, volvamos a lo digital.

En mi rol de alumna, he tenido la experiencia de cursos de capacitación virtuales en los que este axioma se repetía hasta el cansancio y, sin embargo, el curso mismo estaba estandarizado, los tutores limitaban el contenido y moderaban la participación. Todo encerrado bajo llave en un LMS.

Desde mi rol de docente, me he chocado con los límites que me impone lo escolar. Si la educación está centrada en el alumno, pero el objetivo es que al final del curso ese alumno pueda aprobar un examen estandarizado, o abarcar los contenidos de un programa que es común a todo un grupo, ¿hasta dónde me cubre el paraguas institucional cuando como docente corro el eje y lo ubico en el alumno? Además, si la educación está centrada en el alumno, pero se aprueba con 6 y la calificación máxima es 10, ¿con respecto a qué califico? ¿Qué tomo como parámetro?

¿Qué herramientas me da la institución escolar para que yo como docente centre la educación en el alumno?



¿Qué ocurre cuando se cambia el centro? ¿Acaso no cambia todo? ¿Cuánto y qué están dispuestas a cambiar las instituciones educativas?

De todos modos, no creo que el foco deba estar en el alumno, pero eso es tema de otro post.

*e-learning, educación digital, escuela 2.0 (o como quieran nombrarlo)


Update: esa sintonía que nos aglutina en este espacio virtual tan amplio hizo que después de publicar este post entrara a Facebook y viera este video posteado por Daniel Krichman.
Photo Credit: Zachstern






4 comentarios:

  1. Hola! me gustó el post: simple, honesto y aterrizado (cosas que no sobran en estos tiempos).
    Coincido en que colocar al alumno/docente/contenido en el centro no depende del contexto analógico o virtual, pero me quedo intrigada con lo que decís sobre que no estás de acuerdo en que el alumno deba ser el centro... Yo también a veces lo pienso pero no se si tendremos los mismos motivos ;). Me gustaría saber qué pensas al respecto...

    Un cordial saludo
    Estela

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Estela.

    Cuando escribí este post pensaba continuarlo con otro casi de inmediato, pero fue pasando el tiempo.

    Creo que los docentes debemos reconocernos como sujeto que aprende. Y que el foco debería estar en el aprendizaje, y si así fuera, tanto docentes como alumnos estaríamos en el centro.

    Ahora yo también me quedo intrigada...

    ResponderEliminar
  3. Buen día Gabriela!! tempranito te respondo...
    A veces pienso que pondría en el centro la relación, pues creo que es allí donde se definen buena parte de las cuestiones que hacen a la calidad de la experiencia del aprendizaje. También porque poner el centro "entre" los sujetos de la relación los obliga a mirarse y a articularse de formas -como minimo- no autoritarias.
    Es una idea en "beta", como se dice ahora, ;). Y me quedo pensando en la tuya que me gustó mucho: definitivamente supera, a mi juicio, la idea de alumno en el centro.
    Sigamos pensando!! Quien sabe si no podemos hacer algo juntas, del tipo posts cruzados en nuestros blogs para seguir explorando esta idea o una pregunta en twitter...

    Que tengas un buen día!

    PD; blogger no da opción de suscribirse a las respuestas?

    Estela

    ResponderEliminar
  4. Bueno, no es tan diferente.
    Y pensaba ahora que tal vez la calidad de la experiencia de aprendizaje sea lo unico que docentes y alumnos controlan de forma autonoma.

    (voy a fijarme lo que me dec{is sobre los comentarios.)

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.