sábado, 21 de noviembre de 2009

Participar

La semana pasada comenzó la campaña "A participar de aprende", cuyo objetivo es revalorizar el rol docente en la promoción de la participación de los jóvenes.
Los destinatarios son docentes y alumnos de 3 institutos de formación docente.


Me invitaron a colaborar en el blog. Aquí mi primer post.

domingo, 15 de noviembre de 2009

Desalientos y Motivaciones

Una de las preguntas en el foro de esta semana fue: ¿Qué cosas de un curso en linea desalientan al alumno? En cambio ¿qué lo incentiva?
No respondí en el foro porque supongo que debe haber tantas respuestas como individuos existen en el mundo.

Estos son mis desalientos y motivaciones.


¿Qué me desalienta?



  • Que el curso se parezca a uno presencial.
  • Que no se aprovechen los recursos de la web.
  • Que los foros se usen para chequear si los alumnos leyeron el material.
  • Que los foros se usen para demostrar que uno estudia.
  • La monotonía.
  • Que el tutor intente alentar como si fuéramos niños (tontos).
  • El encierro en un LMS.  
  • Que se entiendan las conversaciones sólo como conversaciones en el foro.
  • Que los tutores no tengan blog.  
  • Que mis compañeros no tengan blog.
 

  ¿Qué me incentiva?


  • Los desafíos.
  • Pensar en lo que nunca había pensado.
  • Encontrar coincidencias con mis compañeros.
  • Encontrar diferencias con mis compañeros.
  • La acción.
  • Lo inesperado.

Sí, una lista es más larga que la otra. El curso está terminando y siento más desaliento que motivación. La primera pregunta que hice a la tutora al comenzar fue cuál era el tag del curso. Su respuesta me sorprendió, me preguntó: ¿por qué? Estaba claro que no iba a encontrar conversaciones fuera de lo que plantean los tutores, que todo iba a estar controlado y amurallado. Ya no imagino un curso virtual en el que las etiquetas y el RSS no sean necesarios para encontrar la expansión de las conversaciones. No lo imagino, pero existen.

viernes, 13 de noviembre de 2009

Cómo me conecto

  • Me conecto con personas que no sé ni si son hombres o mujeres haciendo, por ejemplo, un trabajo colaborativo.
  • Me conecto con algún vistante desconocido que deja un comentario en mi blog, me incentiva para encontrar una respuesta y salir a conocer su propio territorio. Y me deja pensando como fue que llegó hasta ahí.
  • Me conecto con atención al cliente cuando me quejo en voz alta o hago una consulta y responden.
  • Me conecto con avatares y nicknames, que muchas veces no sé si son personas o instituciones y me acercan información que no encontraría sola.
  • Encuentro nuevas formas de conectarme con personas con las que me relaciono cara a cara.
  • Me conecto con los que están lejos en el espacio físico, esos con los que es problable que nunca comparta un café. Pero sin embargo, forman parte de mi vida cotidiana.
  • Me conecto con mis alumnos de un modo diferente. Más personal y directo.






  • I connect to people I don't know. Sometimes I don't even know whether they're men or women. I do this while we work, for example, on a collaborative project.
  • I connect to an unknown commenter on my blog, who inspires me to think of an answer and makes me follow them to their own virtual territory. And they also keep me thinking how they got to my blog.
  • I connect to customers service when I shout out loud a request or a querry and they answer back.
  • I connect to avatars and nicknames, which I don't even know it they are people or institutions. They connect me to information I wouldn't find on my own.
  • I find new ways to connect to people I know f2f.
  • I connect to those who live far away, those I'll probably never share a coffee with. However, they are part of my everyday life.
  • I connect to my students in a different way I do in class. More personal and direct.
Este post es una respuesta a este proyecto de D'Arcy Norman.

Photo: July 27, 2009 by gmayster01

miércoles, 11 de noviembre de 2009

¿Hay alguien ahí?

Ayer tuve que dar una clase en Elluminate en mi curso de CTEV. Digo tuve, porque así lo viví cuando recibí la noticia. Primero pensé en una larga lista de excusas: a esa hora estoy ocupada, no tengo micrófono... En realidad, me gustan los desafíos. Me gustan esas oportunidades en las que me veo obligada a hacer lo que no me resulta fácil. (Quiero aclarar que no me obligaron, tenía la opción de decir que no.)

A pesar de habitarla en forma permanente, en algunas situaciones la virtualidad me resulta una rareza. Ancha y ajena. Los entornos virtuales, como cualquier habitat, nos ofrece territorios que no hemos explorado. Y su exploración nos devuelve información sobre quienes somos.

Lo que más me perturbó fue el silencio. Ese silencio que se escuchaba cuando hacía una pausa. Silencio total. Silencio digital. Intenté focalizar en el chat. Me dije que ahí estaban las palabras. Que era mentira que había silencio, lo que no había era ruido. Pero continuaba escuchando el silencio. Difícil.

Tal vez sea porque enseño a hablar que necesite el sonido de la voz de los otros. Tal vez sea sólo falta de competencia digital. Es evidente que no tengo que dar por sentado que pueda manejar los mismos signos en cualquier situación.

Probablemente cuando escuche la grabación, mi voz suene segura y tranquila. Puedo sonar segura aún cuando no tengo la menor idea de lo que estoy diciendo. (No voy a entrar en detalles sobre esta habilidad, la cual me resultó particularmente beneficiosa en el secundario.) Por eso estoy escribiendo ahora, porque seguramente con mi voz logré tapar mis inseguridades.

¿Están ahi? Sí, escriben en el chat. Sí, están votando. Sí, están escribiendo en la pantalla. (Mis compañeros colaboraron mucho.)







¿Qué están pensando? ¿Participan sólo por compañerismo? ¿Se están aburriendo? ¿Están chateando en el messenger mientras hablo? ¿Estarán cenando? ¿O hablando por teléfono?  ¿O le estarán diciendo a su hijo: no me interrumpas que quiero escuchar? Imposible saberlo.

Esa ausencia de información, ese silencio, es parte de la interacción en la virtualidad. Pero nunca había sentido el silencio con una presencia tan fuerte.

Estoy acostumbrada a manejar el silencio asincrónico. Y como parte de la audiencia, nunca me sentí inactiva en una conferencia virtual. La sincronía y el rol de moderadora fue una nueva situación en un territorio que conocía, pero desde otro ángulo. Espero tener la oportunidad de continuar la exploración.
 

Foto: Is there anybody out there? by Giorgio Violino
Se ha producido un error en este gadget.